¿Cómo pasar la hipoteca de tipo variable a tipo fijo?

Durante mucho tiempo, los bancos han ido vendiendo hipotecas a tipo variable con unas condiciones muy atractivas, de entrada, para sus clientes, teniendo en cuenta que en estos últimos años una hipoteca variable salía mucho más a cuenta que una de tipo fijo. Pero como bien indica su nombre, el hecho que sea variable es beneficioso cuando el euríbor está peor que bajo, pero ahora que vienen subidas y también curvas, con una inflación desbocada, son muchos los que acuden a nuestras oficinas a preguntar si pueden cambiar las condiciones de su hipoteca de tipo variable por una de tipo fijo.

Desde aHipoteques te contaremos las 3 formas que tienes para transformar tu préstamo hipotecario: con una novación, una subrogación o con un nuevo préstamo. ¿Cuál de ellas te sale más a cuenta?

¿Es una buena idea cambiar la hipoteca?

Lo primero que te tienes que plantear es si te merece la pena cambiar del tipo variable al tipo fijo. Te aconsejamos que le heches un repaso a nuestro anterior artículo donde te aclaramos las diferencias entre una hipoteca variable y fija.

Si solo miras las primeras cuotas, verás que la variable tiene unas condiciones muy atractivas, pero si miras a años vista y, tienes intención, de ir amortizando tu préstamo hipotecario poco a poco, mes a mes, tal vez no es tan mala idea.

Pero como habrás oído en las noticias, el euríbor se ha disparado en 2022 y la previsión es que supere el 2,50% a finales de 2022, pudiendo incluso ir subiendo después. Teniendo esto en cuenta, pasarte al tipo fijo sí puede ser una buena idea por los siguientes motivos:

Te ahorrarás la montaña rusa de subidas del euríbor, ya que el interés será fijo y constante, ergo pagarás siempre la misma cuota.

Y lo que es mejor: podrías llegar a pagar menos si el euríbor continúa subiendo de forma considerable. Es decir, si euríbor llegarse a superar el 2,5% dentro de unos años, pagarías unas cuotas mucho más económicas que si te hubieras quedado con el interés variable.

 

Opciones para cambiar la hipoteca de tipo variable a fijo

Parece, pues, que no es tal disparatado cambiar de variable de fijo. Pero, ¿cómo? Desde aHipoteques te contamos cuáles son las opciones más viables en el mercado para hacer esta transformación.  Existen tres maneras de llevar a cabo esta operación y son estas:

  1. Con una novación de hipoteca

La primera de las opciones que te proponemos es una novación hipotecaria. Lo que consiste en llegar a un acuerdo con tu banco para que cambie el interés de tu hipoteca y lo pase de la variable al fijo. Tendrás que hablar con un agente de tu entidad, tasar tu vivienda (el banco querrá conocer su valor para evaluar el riesgo de la operación) y formalizar la novación ante notario. Ten en cuenta que podemos hacer esta gestión por ti. Hacer de interlocutor con tu banco y facilitarte todo es trámite que parece tan engorroso.

  1. Con una subrogación del préstamo hipotecario

La segunda opción consiste en cambiar tu hipoteca a otro banco que acepte sustituir tu actual interés variable por uno fijo, lo que llamaríamos subrogación. Tendrás que encontrar a una entidad dispuesta a llevar a cabo la operación, tasar tu vivienda y formalizar la subrogación ante notario. O contactar con nosotros y que te mostremos las mejores opciones del mercado para tu caso.

  1. Con la contratación de una hipoteca nueva

Y, finalmente, tienes la opción de contratar una nueva hipoteca a interés fijo para cancelar tu actual préstamo a tipo variable. Tendrás que solicitar el crédito a tu banco o a otra entidad, tasar tu vivienda, formalizar la contratación ante notario, liquidar la hipoteca variable que tendrás con el dinero de la nueva hipoteca y tramitar su cancelación registral para que se pueda inscribir el nuevo préstamo en el Registro de la Propiedad. O ponerte en manos de aHipoteques para que te gestionemos todo el papeleo de la contratación de una nueva hipoteca y te busquemos las mejores opciones del mercado.

 

 ¿Qué coste tiene pasar una hipoteca de tipo variable a tipo fijo?

No hay que olvidarse que el negocio de los bancos, aunque a veces no lo parezca, es el de prestar dinero por lo que las tres operaciones que hemos mencionado costarán dinero, pero seguramente nos saldrán muy rentables teniendo en cuenta la subida de tipos de interés prevista.

Empezaremos con la opción que podríamos considerar como la más “radical”: la contratación de una nueva hipoteca para cancelar la anterior. Para ello tendrás que:

  1. Hacer frente a la comisión por amortización anticipada del préstamo que cancelas. Normalmente figura en los contratos un 1% sobre el importe pendiente de amortización, por lo que tendrás que revisar las condiciones pactadas con tu banco.

  2. Tasar de nuevo tu vivienda, cuyo coste ronda los 300 euros de media.
  3. Los gastos de cancelación registral del préstamo hipotecario que vayas a liquidar: cuestan unos 1.000 euros de media.
  4. Finalmente, abonar la comisión de apertura de la nueva hipoteca, si el banco así la quiere aplicar (aunque ahora no es muy habitual).

 

En cambio, con una novación o una subrogación del préstamo hipotecario los costes son mucho más económicos, lo que las hace unas operaciones más atractivas. Los gastos a los que hacer frente son los siguientes:

  • La tasación de la vivienda que, como hemos dicho, tienen un coste de unos 300 euros de media.
  • Y la comisión que te cobrará el banco por pasar la hipoteca variable al tipo fijo, que no podrá ser más del 0,15% sobre el importe pendiente si se lleva a cabo la operación durante los primeros 3 años de la amortización, pero si el cambio se produce a posteriori el coste de esta comisión podría llegar al mismo 0%.

 

¿Cuál es la mejor opción para pasar de una hipoteca de tipo variable a fija?

En conclusión, como habrás leído una novación o una subrogación de tu actual hipoteca por una de tipo fijo son las opciones más atractivas y menos costosas a no ser que el interés del nuevo préstamo sea mucho más bajo que el que te ofrecen en una novación o una subrogación.

Así, pues, te aconsejamos que no descartes ninguna opción y te dejes aconsejar por aHipoteques. Es importante que no pospongas la decisión, pues los tipos van a seguir creciendo y las condiciones serán mucho menos favorables cuanto más tiempo pase.

Recuerda que puedes contactar con nosotros para un estudio gratuito en 48 horas donde te ayudaremos a conseguir la mejor opción para que puedas ahorrarte tener que pagar mes a mes un montón de dinero.

 

 

Consigue tu
hipoteca al 100%

A PARTIR DE EURIBOR +0,60

Artículos relacionados

¿Qué es la FEIN de la hipoteca?

¿Qué es la FEIN de la hipoteca?

El estallido del boom inmobiliario de 2008 se llevó por delante a muchas familias, pero también a muchos bancos y a muchos gobiernos. Desde entonces, una de las obsesiones del Banco Central Europeo ha sido la de mejorar la transparencia en los productos bancarios. De...