Dificultades para encontrar un aval bancario

En el momento de solicitar una hipoteca, en numerosas ocasiones, en función de nuestra situación económica, la entidad nos puede pedir un aval. También existen entidades como es nuestro caso, en aHipoteques, que puedes pedirnos un préstamo sin necesidad de entradas ni avales.

Tipos de avales

Hay diferentes tipos de avales y no es tarea fácil encontrarlos, por eso en este artículo os ponemos en situación y os explicamos las dificultades para encontrar un aval bancario.
Un aval consta de dos partes, el avalado, aquél que solicita el préstamo y el avalista, que es la persona que se compromete a respaldar al avalado.
Este representa una garantía para aquél que te concede el préstamo, basándose en una tercera persona que responde ante aquél al cual avala. Es decir, en el caso de incapacidad de pago del solicitante del préstamo, el avalista es el que se encarga de asumir esa deuda.
En primer lugar, destacar que hay dos tipos de avales:
Avales particulares: el aval son familiares o amigos.
Avales bancarios: el avalista es una entidad financiera.
A continuación, os explicamos cada uno de ellos con detalle.

¿Qué es un aval bancario?

Los avales bancarios son aquellos en los que una entidad financiera asume la responsabilidad de hacer frente al pago de la deuda en caso que la persona avalada no pueda. Esto lo hace a cambio de una elevada tasa como soporte pago, ya que será el fondo que hará posible la liquidación si en algún momento se atrasa alguna cuota. Este tipo de avales son exigidos en los procesos de alquiler y el tiempo mínimo de su solicitud es de un año y seis meses. Con este acuerdo se garantiza el cumplimiento del contrato, de manera que la entidad de cobertura si se diese una irregularidad.

 

¿Cómo funciona un aval bancario?

Hay varios tipos de avales bancarios, nosotros os destacamos los siguientes que nos muestran las dos posibles maneras de actuar de las entidades.
Avales bancarios técnicos: Son aquellos en que la entidad se hace cargo de la totalidad de las deudas del avalado, normalmente frente a organismos públicos y administraciones.
Avales bancarios económicos: La entidad se hace cargo de las deudas solo en caso de impagos, por lo tanto, es solo en un momento determinado y previamente establecido.
Para poder pedir un aval bancario, la entidad te pedirá un buen historial de solvencia en sus préstamos para asegurarse de que se trata de alguien responsable que cumple con sus pagos. De no tener un buen historial en tus deudas, existe la posibilidad de depositar el dinero que solicite el banco como fondo en caso que ellos tengan que cancelar una de tus cuotas, en este caso, le añadirían una comisión.
Una vez conseguido el certificado del aval, es necesaria una carta formal como solicitud en la que se especifiquen plazos de pago de la comisión, obligaciones de las respectivas partes y otros anexos de importancia.

 

Costes del aval bancario

Las condiciones del aval bancario comprenden varios costes de cuya aceptación depende la concesión del préstamo. Estos son los siguientes:
Comisión de formalización: Se cancela una vez se formaliza la contratación y supone un 1% del préstamo.
Comisión por estudio: También se trata del 1% sobre la totalidad del préstamo y, de igual manera que la de formalización, se cancela en el mismo momento de cerrar el contrato.
Comisión de riesgo: Supone el 1% sobre la totalidad avalada pero se cobra de manera trimestral.
Coste total de la asociación y mantenimiento: Este pago es anual y viene determinado por la entidad.
Con todos estos costes, la entidad recauda y se asegura un fondo para hacer frente a cualquier impago por parte del avalado.

 

¿Qué es un aval particular?

Por otro lado, los avales particulares se suelen utilizar en la contratación de hipotecas u otros créditos. En este caso, a diferencia del aval bancario, los avalistas no necesitan pagar dinero extra al firmar. Normalmente, es más difícil conseguir avalistas particulares que bancarios.

¿Pueden ser mis padres o familiares avalistas?
Los familiares y amigos forman parte de este tipo de avalistas, los particulares y es que los avalistas pueden ser tanto tus propios padres como otros familiares. Estos también deben tener en cuenta la situación económica, ya que responderán con sus propios bienes en caso de impago. Por otro lado, no pueden acarrear otras deudas y tener un buen historial de solvencia financiera.
Riesgos del avalista
Estos riesgos son los que nos llevan a las dificultades de encontrar un aval y es que hay que analizar detenidamente la actuación antes de cometer el error de aceptar condiciones que acaben perjudicándonos.
Avalar un préstamo otorga al avalista las mismas obligaciones del solicitante, no se trata de un simple apoyo, sino de una responsabilidad ante cualquier irregularidad como si del mismo propietario del préstamo se tratase.
Por lo tanto, el avalista puede acabar pagando la totalidad de la deuda restante si el avalado se declara insolvente.
Finalmente, en el caso de no pagar la deuda, el avalista puede verse en un proceso judicial en el que se le embarguen sus bienes, ya sean sus bienes personales como su cuenta corriente o parte de su nómina en el caso de superar el Salario Mínimo Interprofesional.
Estos riesgos afectan al avalista y no hace ningún tipo de distinción de edad o nivel económico-social, en el momento en el que se declara como tal, acepta el aval con todas sus condiciones.
Es por esto que antes de avalar a nadie, en el inicio del proceso es necesario investigar su solvencia económica para saber su capacidad de afrontar los pagos actualmente.

 

Crédito sin aval

Es común que la entidad financiera demande un aval a los solicitantes en la solicitud de un crédito ya que esta se asegura del pago de la deuda por un lado u otro.
En aHipoteques os lo ponemos fácil ofreciéndoos la posibilidad de obtener tu hipoteca sin entradas ni avales, por eso os invitamos a consultarnos cualquier duda o solicitud de información de manera gratuita y sin compromiso.

Artículos relacionados

Diferencias entre préstamo y crédito

Diferencias entre préstamo y crédito

Antes de pedir un crédito o préstamo debemos informarnos bien de todo lo que les envuelve: características, condiciones, requisitos… En muchas ocasiones hemos visto el uso sin distinciones de los dos conceptos pero en realidad se trata de dos términos que se parecen...

Abrir WhatsApp
1
¿Te ayudamos?
Bienvenido a aHipoteques, desde aquí puedes explicarnos cualquier duda que tengas acerca de tu hipoteca y te responderemos encantados :)