Hipoteca puente

Nuestras necesidades van cambiando con el paso de los años y lo que en la compra de nuestra primera vivienda no nos parecía importante, años después lo es, la familia crece y necesitamos más  habitaciones, un espacio en el que poder montarnos un despacho, nos damos cuenta de lo que necesitamos un balcón o patio o el ascensor se convierte en algo imprescindible. Es en ocasiones como estas cuando nos planteamos comprar otra vivienda que cumpla nuestras necesidades. El caso es que cuando te encuentras en la situación de estar pagando la hipoteca de tu primera vivienda y te planteas adquirir una nueva, aparece una opción a la que recurrir, poco conocida pero muy interesante y es la hipoteca puente.

En este artículo, el equipo de aHipoteques te contamos todo lo que necesitas saber sobre la hipoteca puente.

 

¿Qué es una hipoteca puente?

Llamamos hipoteca puente a un préstamo que nos permite la compra de una vivienda mientras se vende la actual vivienda hipotecada. Se parte de la hipoteca inicial, a la cual se le suma el importe del nuevo préstamo hipotecario solicitado para la compra de la nueva vivienda.

Aunque ambas cuotas deben ser abonadas, lo habitual durante el proceso de venta es que durante el periodo en el que el cliente se encuentra en proceso de venta de su vivienda, este pague únicamente los intereses y así  la cuota sea más reducida. Una vez vende la vivienda, se cancela el importe pendiente que corresponde a la hipoteca de la primera vivienda dejando paso como único préstamo al préstamo hipotecario de la nueva vivienda adquirida.

La entidad financiera toma como garantía las dos viviendas y el plazo que da para vender la primera es de cinco años y seis meses.

Procedimiento de una hipoteca puente

La hipoteca puente se basa en los siguientes momentos clave:

En primer lugar, al comprar la nueva vivienda se formaliza un préstamo unificando las dos hipotecas, la primera y la nueva. La entidad financiera aúna la hipoteca de la vivienda que pretende vender y la del nuevo inmueble que adquiere y, como hemos mencionado anteriormente, toma ambas viviendas como garantía a la vez que el propietario se compromete a la venta de la antigua vivienda en un plazo de máximo cinco años. En este periodo de tiempo tendrá que pagar una única hipoteca.

En segundo lugar, en lo que el propietario vende la antigua vivienda, la cuota mensual a pagar es similar a la suma de ambas cuotas, aunque en ocasiones se opta por pagar solamente los intereses para reducir la cuota mensual, a esto se le llama carencia hipotecaria. Dicha carencia hipotecaria nos puede ser útil en cierto momento pero debemos tener en cuenta que encarece el coste final del préstamo.

Finalmente, una vez el propietario vende el antiguo inmueble, el dinero fruto de esta acción, podrá ser utilizado para pagar la deuda y liberar de cargas la antigua vivienda. Una vez llegados a este punto, se podrá formalizar una nueva hipoteca tradicional para la nueva vivienda.

En este punto quizá pueda interesarte las 7 cosas a saber antes de pedir una hipoteca, los principales 5 errores a evitar al pedir una hipoteca o conocer más sobre la amortización anticipada de la hipoteca.

 

¿Qué requisitos debes cumplir para pedir una hipoteca puente?

Lo primero en lo que se fijará la entidad financiera será en tus ingresos y deudas, por lo tanto, realizará un análisis de solvencia, además de asegurarse de que no apareces en ningún listado de morosidad.

Además de esto, aunque en casos en los que la deuda pendiente de la primera hipoteca sea baja, se puede dar el caso de que te den el 100%, normalmente las hipotecas puente no permiten cubrir más del 80% del valor de tasación de ambos inmuebles.

 

¿Qué particularidades tienen las hipotecas puente?

Las hipotecas puente suelen dar a elegir entre los siguientes tipos de cuotas durante el tiempo que tardes en vender tu antigua casa, siempre teniendo en cuenta el límite de los cinco años:

  1. Cuota normal. El pago de la cuota con sus intereses como es en el caso de una hipoteca tradicional.
  2. Cuota reducida. El pago de una cuota más baja de lo que deberías hasta vender tu vivienda. Parte de esta cantidad se destina a pagar los intereses correspondientes.
  3. Pago de intereses con carencia de capital. Se basa en el pago de los intereses del préstamo sin tener en cuenta las cuotas mensuales.

Otras particularidades de la hipoteca puente:

  • Plazo máximo del préstamo hasta 35-40 años.
  • Puedes obtener el 100% de la hipoteca de la vivienda siempre que la suma de los gastos y el valor de la compra no superen el 80% del valor de tasación de ambas.
  • Normalmente, al vender la vivienda y amortizar tu deuda pendiente, tu entidad financiera no te cobra comisiones.

¿Qué sucede si no puedo vender la casa?

Una vez acabado el periodo de carencia de la amortización pasarás a pagar dos hipotecas al mes y al haber dado como garantía ambas propiedades, en caso de impago de tus cuotas prolongado en el tiempo podrías perder las dos viviendas.

Ventajas e inconvenientes 

Como toda acción, debemos destacar las ventajas e inconvenientes de la hipoteca puente:

Ventajas

  • Tiempo. Mientras estés en periodo de carencia puedes vender la casa tranquilamente por el plazo de tiempo que te dan de margen sin tener la necesidad de vender tu vivienda por un precio inferior por las prisas.
  • En lugar de tener que hacer dos operaciones solo deberás realizar una.

Inconvenientes

  • Valor del inmueble. Si tardamos demasiado en vender el inmueble, su valor puede disminuir y, por lo tanto, puede ser que no nos llegue para amortizar la primera hipoteca.
  • Existe el riesgo de perder ambas propiedades si no conseguimos vender la primera o en caso de no poder pagar todas las cuotas.

 

Cabe destacar, y contamos con que ya lo habrás tenido en cuenta, que antes de decidirnos por la compra de una vivienda debemos conocer  tantocuáles son las cargas de una vivienda y cómo conocerlascomo los posibles vicios ocultos de una vivienda para asegurarnos que nuestro nuevo inmueble está libre de todos estos.

En aHipoteques te ayudamos a conocer todo lo que necesitas antes y después de tu decisión de compra de tu nuevo hogar, siempre de la mano de un asesor especializado de confianza que te acompañará en todo el proceso, desde el inicio hasta la formalización de tu hipoteca. Nos hacemos cargo de todo para que no tengas que preocuparte de nada.

Te hacemos un estudio gratuito y sin compromiso de tu situación para ajustarnos al máximo a todas tus necesidades. En aHipoteques trabajamos para que consigas el hogar de tus sueños.

Artículos relacionados

Cláusulas abusivas de las hipotecas

Cláusulas abusivas de las hipotecas

En los últimos años hemos oído hablar de las cláusulas abusivas, en concreto de las relacionadas con las hipotecas; y cómo se ha conseguido poco a poco, algunas mejoras en lo referente a estas. En este artículo, el equipo de aHipoteques os explicamos todo lo necesario...

Qué hacer si heredas una hipoteca

Qué hacer si heredas una hipoteca

La pérdida de un ser querido es un golpe duro. Además de esto, también tenemos que realizar una gran cantidad de trámites y gestiones administrativas y legales como en el caso de la herencia. Debemos valorar sus variables para conocer exactamente qué vamos a heredar y...